¿Qué hace un electrofisiólogo cardíaco? Anne Dubin explica su profesión.

anne-dubin-stanford-childrens-blogCuando la Dra. Anne Dubin se reúne con los pacientes y sus familias por primera vez, le gusta desmitificar su trabajo.

“Otros cardiólogos son plomeros; yo soy electricista”, comenta Dubin, quien ha sido electrofisióloga cardíaca del Lucile Packard Children’s Hospital Stanford 18 años. “La mayoría de los cardíologos tratan con anomalías estructurales del corazón: cómo funciona la plomería y cómo bombea el corazón. Yo me centro en el sistema eléctrico que controla la bomba”.

Los pacientes que ven a Dubin tienen ritmos cardíacos anormales: demasiado rápidos, demasiado lentos o patrones irregulares en los latidos del corazón. Saber que algo está mal con los latidos del corazón de su hijo asusta a los padres, a quienes les preocupa encaminarse a situaciones como las que han visto en televisión, en las que un médico se coloca con un desfibrilador sobre el pecho del paciente y grita “¡DESPEJEN!”

“Entiendo y reconozco su preocupación”, comentó Dubin, quien también es profesora de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford. Trabaja para proporcionar a los pacientes una perspectiva reconfortante con base en su conocimiento de la enfermedad del niño. “Afortunadamente, en la mayoría de los diagnósticos puedo asegurar a las familias que esto no va a ser como en la televisión”.

Muchos de los problemas que trata se pueden manejar al observar al paciente regularmente, darle medicamento o colocarle un marcapasos para que el corazón lata con normalidad.

Los pacientes de Dubin incluyen a los siguientes:

  • recién nacidos con ritmos cardíacos anormalmente rápidos
  • niños que necesitan marcapasos porque las conexiones eléctricas entre los ventrículos superiores e inferiores se desconectaron durante la cirugía para reparar defectos cardíacos congénitos
  • bebés que nacieron con un bloqueo cardíaco, en el que el corazón late muy lentamente porque la señal eléctrica de los latidos no se puede mover adecuadamente por el músculo cardíaco
  • niños y adolescentes en edad escolar cuyos ritmos cardíacos anormalmente rápidos se pueden tratar con medicamentos
  • niños con canalpatías genéticas,una clase de enfermedades heredadas que interfieren en la transmisión de señales nerviosas, lo que dificulta que el músculo cardíaco se relaje
  • niños que tienen los ventrículos del corazón mal sincronizados. El equipo de Dubin en algunos casos puede volver a sincronizar un corazón, para que los cuatro ventrículos del corazón trabajen juntos de nuevo.
  • bebés, niños o adolescentes cuyos problemas de ritmo cardíaco surgen de cardiopatías, enfermedades en las que el músculo cardíaco se agranda, se engruesa y se pone rígido a niveles peligrosos.

“En el caso de niños que en verdad se encuentran en situaciones que ponen en peligro su vida, tengo que ser franca y decir ‘No es justo que estés pasando por esto, y nuestros tratamientos no son perfectos, pero sí contamos con cosas que te protegerán´”, comentó Dubin.

A Dubin le encanta la mezcla de desafíos que le da su especialidad. Al inicio, cuando se sintió desconcertada por la electrofisiología cardíaca cuando era becaria médica, decidió “Seré necia y lo haré”, comentó.

“Después de un tiempo comprendí más y me pareció todo súper. Me encantan los rompecabezas, y es un campo en el que hay mucha participación del paciente, puedes observar a los pacientes a largo plazo y puedes hacer procedimientos prácticos. Esto de verdad es lo mío”.

Authors

Leave a Reply

  • (will not be published)