Los especialistas de Child Life ayudan a los niños hospitalizados a manejar el estrés y a divertirse

child-life-stanford-childrens

Cuando los niños que han estado enfermos o se han lesionado se van a casa después de estar en el hospital, a menudo se llevan gratos recuerdos de sus especialistas de Child Life, las personas que les llevaron juguetes y juegos a la cama, les explicaron los procedimientos médicos sin asustarlos y les ayudaron a sus familias a preocuparse menos.

Hoy, en honor al inicio del Mes de Child Life, estamos destacando un artículo principal reciente sobre el trabajo de Susan Kinnebrew, directora de Servicios generales para el niño y la familia del Lucile Packard Children’s Hospital Stanford y su equipo. Su papel es asegurarse de que la atención hospitalaria permita que los niños sean niños.

La investigación ha revelado que los servicios generales para el niño (Child Life) reducen el dolor postoperatorio, disminuyen la ansiedad de los padres por la hospitalización de sus hijos y reducen la angustia que los niños sienten por estar en el hospital. Al leer sobre cómo hace su trabajo el equipo de Kinnebrew, es fácil de entender:

“El juego es una parte crucial de la manera en que se desarrollan los niños”, comenta Kinnebrew. “No se puede perder ese aspecto cuando los niños están en el hospital”. La oportunidad de visitarlos con un perro de terapia, jugar videojuegos con amigos o expresarse de manera creativa por medio de proyectos de arte no es un lujo para niños enfermos, agrega, es una parte significativa de la manera en que el hospital les ayuda a recuperarse.

Kinnebrew y sus colegas ayudan [también] a los niños a manejar las experiencias médicas según su etapa de desarrollo. Para ayudarle a un alumno de preescolar a prepararse para una RM, un especialista de Child Life utiliza muñecos y modelos de juguete de equipo médico para demostrar, por medio del juego, todo lo que pasará durante la resonancia. La explicación utiliza términos sencillos que no resultan amenazadores y que se centran en lo que el paciente verá, olerá y escuchará. Para que un adolescente se prepare para la misma resonancia, el especialista le da una explicación más detallada del procedimiento, alienta al paciente a hacer preguntas y puede llevar al paciente a visitar una máquina de RM con antelación.

Toda la historia da una gran perspectiva sobre la manera en la que nuestro equipo dedicado de especialistas de Child Life asiste a los niños y a las familias en cada parte del hospital.

Foto del especialista de Child Life Jake Lore con la paciente Lucia Ruiz tomada por Norbert von der Groeben.

Authors

Leave a Reply

  • (will not be published)