Forjar un mejor futuro

stephen-roth-stanford-childrens

Del Dr. Stephen Roth, maestría en salud pública, director del Centro cardíaco de Children’s

En medicina, a menudo nos referimos a la “historia natural de la enfermedad”: el curso normal que toma una enfermedad en un individuo si no hay tratamiento. En el caso de la cardiopatía congénita, la “historia natural” a menudo era la muerte o, en el mejor de los casos, la supervivencia con importantes limitantes. Afortunadamente, esa historia ha cambiado.

En los últimos 70 años, las innovaciones desarrolladas por médicos, investigadores clínicos, ingenieros y científicos básicos han transformado la atención de niños con cardiopatías y han hecho que las intervenciones que salvan la vida no solo sean posibles sino que sean parte de la rutina en hospitales como el nuestro. Nuevas técnicas quirúrgicas y terapias médicas, algunas de las cuales fueron desarrolladas aquí en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y en el Lucile Packard Children’s Hospital Stanford, han evolucionado y mejorado en gran medida los resultados para casi todo tipo de cardiopatía congénita.

Hoy en el Centro de cardiología infantil, nuestras tasas de supervivencia después de casi todos los procedimientos quirúrgicos cardíacos son del 98 por ciento, y se han eliminado de manera efectiva los malos resultados que alguna vez fueron la historia natural de estos defectos de nacimiento comunes. Con un equipo de más de 250 médicos, enfermeras y personal altamente especializado y a través de nuestros lazos estrechos con la Escuela de Medicina y sus capacidades de investigación extraordinarias, estamos cambiando la historia y formando un mejor futuro.

Más allá de la supervivencia, el objetivo de nuestra atención es garantizar un resultado general excelente: desde una función cerebral normal para incluso el más frágil de los pacientes, hasta la capacidad de los niños de tener un buen rendimiento académico y hacer ejercicio y disfrutar de una vida activa conforme se convierten en adultos. En el Centro de cardiología infantil, nuestros médicos, enfermeras e investigadores están dedicados a lograr esta posibilidad para los niños y las familias que tratamos. En colaboración con nuestros colegas en el Centro Johnson para servicios de embarazo y recién nacidos, hemos reforzado nuestras capacidades para diagnosticar cardiopatías con técnicas de imagenología avanzada mucho antes de que nazcan los bebés. Con el diagnóstico prenatal, nuestro equipo puede proporcionar planeación óptima para la atención en el nacimiento y poco después del mismo y tratar a algunos bebés incluso antes de que nazcan. Además, conforme más niños sobreviven con cardiopatías congénitas, ahora estamos analizando la atención de duración: estamos reuniendo los recursos que se necesitan para proporcionar atención de vanguardia e integral a nuestros pacientes desde el diagnóstico prenatal hasta la edad adulta.

En el 2017, se inaugurará la ampliación que tanto necesita nuestro hospital, lo que nos permitirá proporcionar atención cardíaca de alta calidad centrada en la familia y resultados insuperables a más niños en el área de la Bahía y más allá. Y junto con el crecimiento en el número de pacientes y familias que atendemos, planeamos ampliar nuestras capacidades clínicas, translacionales y de investigación de ciencia básica al reclutar a más investigadores reconocidos a nivel nacional, como la Dra. Sushma Reddy,

la Dra. Alison Marsden, doctorado, y el Dr. Doff McElhinney, miembros de la facultad del Centro cardíaco, que están haciendo aportaciones importantes para seguir impulsando todo el campo.

El apoyo de los donantes ha sido crítico para el éxito del Centro de cardiología infantil desde su creación en el 2001, y con un apoyo sólido y continuo de la comunidad filantrópica, nos proponemos ser líderes en nuestro campo hacia el futuro, a través de innovaciones en las áreas de bioingeniería cardiovascular, genética, medicina regenerativa, desarrollo de dispositivos de asistencia ventricular, y bioinformática, que seguirán mejorando las vidas de nuestros pacientes.

Usted puede brindar cura y esperanza a más niños y familias.

Este artículo apareció por primera vez en la edición de otoño del 2015 de Lucile Packard Children’s News.

Authors

Leave a Reply

  • (will not be published)