«¡Ahí está mi doctor de la televisión!»

william-kennedy-telehealth-stanford-childrens

El urólogo pediátrico, el Dr. William Kennedy, es líder en la ampliación del acceso a atención de alta calidad a través de telesalud.

Al principio de mi cargo en el Lucile Packard Children’s Hospital Stanford, pasaba mucho tiempo viajando.

Como urólogo pediátrico, mi especialidad no abunda pero es vital para niños con problemas urinarios. Había tenido una práctica muy atareada en las clínicas del hospital desde que llegué en 1997, pero sabía que más niños necesitaban este tipo de atención especializada, así que también veía a pacientes en el Pediatric Group of Monterey. Pero ir a Monterey y regresar significaba pasar horas desplazándome.

Para mí, eso era tiempo perdido que podía pasar viendo a pacientes. Quería ser más eficiente.

Ahora solo hago eso gracias a telesalud, un modelo de atención médica en expansión que hace que las citas clínicas virtuales sean muy similares a las citas en persona. En los últimos dos años, he sido «el doctor de la televisión» para muchos de mis pacientes jóvenes. Hablo con pacientes y sus padres en la región de Monterey desde la clínica de mi hospital en Welch Road en Palo Alto por medio de un monitor de alta definición y una red de comunicación segura. Nuestra enfermera especializada revisa al niño, mientras que la cámara de alta resolución y el micrófono me permiten ver y escuchar exactamente lo que la enfermera especializada hace.

De hecho, puedo viajar virtualmente a cualquier parte del mundo y estar pendiente de mis pacientes. Todo lo que necesito, mi laptop con un software seguro y una cámara de video de alta definición plug-in, cabe en mi mochila. Esto es muy útil sobre todo cuando monitoreo a mis pacientes en el norte de California después de una cirugía.

Ya que telesalud hace posible tener una verdadera experiencia clínica incluso a la distancia, tiene un potencial enorme para personas que viven en áreas rurales o desatendidas y que necesitan acceso a atención especializada.

Junto con otros doctores que están poniendo a prueba telesalud, he aprendido que los padres aprecian poder ver a un especialista cerca de casa. En el pasado, muchos pacientes de Monterey tenían que manejar 80 millas para ir a mi consultorio en Palo Alto. Esto no solamente podía retrasar un tratamiento muy necesario para el paciente, normalmente significaba faltar al trabajo y a la escuela, y a menudo provocaba un gasto para el cuidado de niños o ancianos para aquellos que se quedaban en casa. Con demasiada frecuencia, me encontraba a un paciente exhausto y a un padre o madre rendido al final de una larga travesía.

Tal vez más importante, telesalud ha reducido de manera drástica la espera de los pacientes para obtener una cita. En el pasado, el 75 % de mis pacientes se enfrentaban a una espera de 60 días para una visita clínica debido al número limitado de urólogos pediátricos. Ahora que doy citas virtuales, el tiempo de espera promedio ha bajado a dos semanas. Todavía visito cada clínica con frecuencia para consultar con mi personal, pero la mayoría de las citas con los pacientes son virtuales.

He descubierto que a los niños les gusta el nuevo paradigma.

Cuando veo a un niño en persona por primera vez, ese niño normalmente se aferra a su madre o se esconde debajo de la mesa de exploración, y tengo que convencerlo de salir. Pero cuando me ven en la pantalla, corren para hablarme. Es como hablar con la abuela o el abuelo por Skype. Una vez, cuando vi a un niño en persona por primera vez, dijo «¡Ahí está mi doctor de la televisión!»

Los padres también se han adaptado, según las encuestas de nuestros pacientes. Eso es muy importante ya que muchos de mis pacientes se enfrentan a cirugías, y sus padres a menudo están nerviosos. Es crucial que la experiencia virtual se sienta auténtica, ya que es posible que no los conozca en persona hasta que salgamos del quirófano.

Formas esporádicas de telesalud han existido durante años, pero en el 2012, California promulgó una legislación que quitó las barreras a su uso más amplio al establecer, entre otros puntos clave, que los servicios clínicos son equivalentes, ya sea en persona o con servicios de telesalud.

Esto hizo posible para mi que ofreciera citas virtuales a pacientes no solo en Monterey, sino también a través del Centro de Especialidades Pediátricas de Stanford Children’s Health en el California Pacific Medical Center en San Francisco, gracias al apoyo del programa de responsabilidad social de empresa de Cisco Systems.

Nuestro éxito no es de extrañar. Lucile Packard Children’s Hospital y Stanford Children’s Health han sido pioneros de telesalud por mucho tiempo. En todo el norte de California y en la región occidental de los Estados Unidos, hemos utilizado telesalud para diagnosticar problemas de la vista en bebés prematuros, realizar programas de divulgación para la comunidad sobre el trasplante gastrointestinal y de hígado, y para realizar videoelectroencefalogramas para neurología. Telesalud también hace posible transmitir los teleecocardiogramas a cardiólogos consultores y proporcionar conferencias de atención para nacimientos de alto riesgo. Se están produciendo pilotos para psiquiatría infantil y adolescente, junto con planes para ampliar la telesalud a través de programas nuevos en dermatología y trasplantes.

Es un modelo de entrega de atención médica que está creciendo en aceptación y práctica. La Asociación de Telemedicina Estadounidense reporta que alrededor de 3 500 sitios proporcionan servicios de telesalud en los Estados Unidos.

La Academia Estadounidense de Pediatría es una gran partidaria, al mencionar que el uso de la tecnología de telesalud por parte de pediatras de atención primaria, subespecialistas médicos pediátricos, y especialistas quirúrgicos pediátricos «…tiene el potencial de transformar la práctica de la pediatría», según una declaración hecha en junio. La telesalud puede «…mejorar el acceso a la atención, proporcionar más atención centrada en el paciente y en la familia, aumentar las eficiencias en la práctica, mejorar la calidad de la atención, y abordar las carencias previstas en los empleados clínicos», decía la declaración.

Aquellos de nosotros que somos responsables de entregar servicios médicos pediátricos, queremos garantizar que los pacientes que necesitan atención especializada de alta calidad puedan recibirla de una manera cómoda y oportuna. Nos complace que nuestro programa de telesalud para urología, ofrecido a través de Stanford Children’s Health, esté sirviendo como modelo para otras especialidades pediátricas. Con un sólido record de éxitos, creemos que la telesalud llegó para quedarse.

Descubra más sobre nuestra Urología pediátrica o llame al (650) 497-8156.

Leave a Reply

  • (will not be published)