Nunca es demasiado tarde para hacer una revisión médica a un niño de regreso a clases

dr-strickland-checkup-stanford-childrens

Ya sea que su hijo esté entrando al kindergarten o que esté yendo a la preparatoria, el inicio del año escolar es un buen momento para programar el examen médico físico anual de su hijo.

“Para muchas familias, el examen médico físico anual es el único momento en que vienen a nuestra oficina, porque en general sus hijos están sanos”, dijo la Dra. Christianne Strickland, una pediatra de Stanford Children’s Health en South Bascom Pediatrics, en Los Gatos. “Sin embargo, una visita de regreso a clases es muy importante”. Incluimos un examen físico de la cabeza a los pies, la revisión del historial médico de un paciente y una discusión sobre las preocupaciones de dieta, ejercicio, sueño o rendimiento escolar”.

El examen empieza con la revisión de los signos vitales de un paciente, la altura y el peso, el progreso en la tabla de crecimiento y exámenes de audición y de la vista. Pediatras como Strickland, o colegas de South Bascom, la Dra. Patricia Ferrari, y la Dra. Mary Beth Hughes, también hablan del calendario de vacunación con los padres. Si son necesarias las vacunas, se administrarán después del examen.

“Las citas de regreso a clases nos permiten hacer un historial completo del paciente que más adelante nos ayuda cuando vienen a vernos con alguna enfermedad”, dijo Strickland. “Nos aseguramos de que estén creciendo de manera adecuada y de que no tengan problemas físicos que tal vez los padres no detectaron. El examen físico se trata realmente de medicina preventiva. “

Las visitas también incluyen discusiones sobre mantener a los niños seguros. “Cubrimos directrices de seguridad básicas que incluyen el uso de cascos, protector solar y cinturones de seguridad”, comentó. “Los niños y los padres se van de la oficina con directrices de seguridad impresas para su grupo etario”.

Otra preocupación que resuena con muchos pacientes es la cantidad de tiempo que su hijo pasa con electrónicos.

“Definitivamente se está convirtiendo cada vez más en un tema de importancia”, agrega Strickland. “Nuestra recomendación formal es limitar el tiempo que pasan frente a una pantalla a menos de dos horas al día, esto incluye la televisión, la computadora, los videojuegos, el uso de los teléfonos celulares y de las tabletas. Esa recomendación es para todas las edades, pero los niños menores de dos años no deberían pasar tiempo enfrente de una pantalla.

En vez de las pantallas, Strickland alienta a que los padres hagan que sus hijos lean libros y jueguen afuera, y menciona que los niños deben hacer de 30 a 40 minutos de ejercicio al día, por lo menos cinco veces a la semana.

El ejercicio puede incluir deportes organizados o los niños pueden satisfacer sus necesidades físicas al ir a dar un paseo o andar en sus bicicletas Si un niño decide jugar en un deporte organizado, es posible que el entrenador o la escuela soliciten un examen físico.

“Un examen físico para deportes puede contar como el examen físico anual”, comentó. “Revisamos todos los grupos musculares y nos aseguramos de que los niños estén en forma para hacer deporte; además firmamos cualquier formulario necesario de autorización deportiva”.

Ya que las necesidades de salud de cada paciente son únicas, los pediatras como Strickland adaptan las citas para concentrarse en los problemas y preocupaciones de salud basados en la edad del niño. Por ejemplo, los adolescentes están enfrentándose a un conjunto de problemas únicos, y están creciendo y se están desarrollando rápidamente. Más allá del examen médico, los pediatras ponen atención al bienestar social y emocional y a hablar con ellos de manera individual sobre cualquier preocupación.

“Vemos a niños hasta la preparatoria e incluso la universidad”, dice Strickland. “Durante estas conversaciones, abordamos el cigarro, el consumo de drogas y alcohol, la actividad sexual, los problemas de ansiedad o depresión”.

Sin importar la edad del niño, la atención preventiva es esencial para tener un inicio sano en el año escolar y después.

“Alentamos a todos los padres a que hagan esa cita del niño sano, como lo recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría,” dice Strickland. “Incluso, si sus hijos están sanos en la actualidad, es importante que mantengan esa salud. Una revisión regular al inicio del año escolar es un excelente comienzo”.

Descubra más sobre Pediatría general o llame al (408) 356-7770.

Leave a Reply

  • (will not be published)