Ayudamos a las familias a luchar contra el hambre

Los médicos clínicos de Stanford colaboran con la comunidad y le dicen cómo puede ayudar en esta temporada de fiestas

hungry-girls-stanford-childrensCuando la Dra. Lisa Chamberlain empezó a ver a pacientes en East Palo Alto hace más de 10 años, nunca pensó que una de sus preocupaciones principales sería si sus pacientes tenían suficiente para comer.

Fue durante la recesión del 2010 que Chamberlain, una pediatra del Lucile Packard Children’s Hospital Stanford y Stanford Children’s Health, supo por las familias del Ravenswood Family Health Center que del 50 al 60 por ciento de las mismas estaban teniendo dificultades para pagar la renta y comprar alimentos.

«Nos capacitan para hacer estas preguntas porque no siempre es obvio que las familias no están comiendo de manera adecuada. La mayoría de los niños se ven normales y sanos», comentó Chamberlain, profesora adjunta de pediatría en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Incluso algunos niños son obesos porque las familias de bajos ingresos tienden a hacer compras y comer en lugares que no tienen muchas opciones saludables, agregó. Pueden estar hambrientos o experimentar «inseguridad alimentaria», que quiere decir que sus familias no siempre tienen los medios para comprar alimentos.

«Hay algunos niños que en verdad tienen hambre, pero vemos con más frecuencia a niños que viven con familias en donde hay mucho estrés para completar gastos a fin de mes», comentó.

Alimentos para los necesitados

Después de ver a muchas familias necesitadas, Chamberlain decidió empezar un programa contra el hambre con su colega, Janine Bruce, maestría en salud pública, directora del programa de defensa pediátrica de Stanford. Después de iniciar como una colaboración en el 2012 con el distrito escolar de Ravenswood City y Revolution Foods Inc., el proyecto ha crecido para incluir al YMCA de Silicon Valley, Second Harvest Food Bank y el sistema de bibliotecas del Condado de San Mateo, que trabajan juntos como la Colaboración de Seguridad Alimentaria de East Palo Alto.

La colaboración ha proporcionado más de 33 000 comidas a familias y niños desde que empezó. El programa está financiado por Lucile Packard Children’s Hospital Stanford y la Escuela de Medicina, entre otros.

Chamberlain, directora médica del programa de defensa pediátrica, también trabaja con Bruce para movilizar a residentes de pediatría, estudiantes médicos y estudiantes universitarios para abordar las necesidades de la comunidad a través de la educación, el servicio y la investigación.

Crear conciencia

La defensa ha llevado a Chamberlain a Sacramento, en donde trabaja estrechamente con el Senador estatal, el Dr. Richard Pan, para crear conciencia sobre las necesidades de atención médica infantil. Este año atrajeron la atención de los legisladores estatales al organizar la instalación de una exhibición de fotografía llamada «¿Quién tiene hambre? No se puede saber a simple vista». La exhibición, encabezada por la Academia Estadounidense de Pediatría de California y creada por una fotógrafa documental ubicada en San Francisco, Karen Ande, se diseñó para ilustrar el problema de la hambruna infantil en el norte de California, en donde uno de cada cuatro niños carece de alimentos adecuados y puede sufrir de hambre. Con el permiso de sus padres, Ande tomó fotos a 20 niños en la feria de la salud en el distrito Tenderloin de San Francisco. Luego los niños fueron evaluados para determinar quiénes venían de familias con inseguridades alimentarias.

«Era imposible saber cuáles eran los 10 niños de los 20 en las fotos que tenían inseguridad alimentaria», comentó Chamberlain. «No se veían distintos . Estas familias viven entre nosotros y no estamos enterados de sus dificultades. Es por eso que los pediatras tienen una oportunidad clave, e incluso una responsabilidad, para romper el ciclo al hacer preguntas, porque esa es en realidad la única manera de saber si hay un problema. Y después tenemos que hacer algo al respecto».

Aunque la situación ha mejorado algo con la recuperación económica de los últimos años, comentó Chamberlain, el aumento en las rentas ha creado un repunte notable en las familias que necesitan ayuda. Así que ella, Bruce y sus socios en la comunidad siguen abordando el problema y crean conciencia pública.

«Necesitamos más sociedades públicas y privadas para pensar en soluciones para estos problemas», dijo. «Hay mucha innovación y riqueza a nuestro alrededor y creo que si nos unimos, podemos erradicar el hambre y la inseguridad alimentaria de nuestros vecinos. Serán bienvenidos todos los que quieran trabajar con nosotros y con nuestros dedicados e inspiradores socios comunitarios».

Si desea apoyar a la Colaboración de Seguridad Alimentaria de East Palo Alto, cualquiera de las organizaciones asociadas pueden garantizar que su donación se aplique a los programas de comidas para las fiestas.

Authors

Leave a Reply

  • (will not be published)