¿Prevención del cáncer para niños? ¡Vale la pena intentarlo!

vph-stanford-childrens

Si supiera de una vacuna disponible que evitara ciertos tipos de cáncer en su hijo, ¿lo vacunaría? Sorprendentemente, tal vacuna existe, aún así la mayoría de los niños en los Estados Unidos no la han recibido. Ya que 7 de cada 10 niños no reciben esta vacuna, cada año “habrá 4400 futuros casos de cáncer cervical y 1400 muertes provocadas por el cáncer cervical”, comenta el Dr. Tom Frieden, maestría en salud pública, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

La vacuna que podría prevenir el cáncer es una serie de tres dosis que evita el virus del papiloma humano (VPH), un grupo de virus comunes que puede resultar en una variedad de enfermedades y en cáncer. Según la American Cancer Society, más de 14 millones de personas en los Estados Unidos —casi la mitad de las cuales son jóvenes entre los 15 y los 24 años— tienen una infección nueva de VPH cada año, lo que hace que el VPH esté casi tan descontrolado como un resfriado común.  Independientemente de que esa exposición resulte en cáncer o no, es un juego de azar que es mejor evitar, y que se puede prevenir fácilmente.

Esta semana, el President’s Caner Panel publicó su Informe anual 2012-2103, apoyando contundentemente la vacunación y exhortando las medidas para prevenir el cáncer. Según el informe, “En 2012, solo el 33 por ciento de las adolescentes y menos del 7 por ciento de los adolescentes en los Estados Unidos recibieron la serie de tres dosis. Esas bajas tasas de vacunación revelan innumerables oportunidades perdidas para prevenir el cáncer y otras enfermedades graves”. Si el costo de las vidas humanas no es suficiente, el informe también dice que “Se calcula que el costo combinado del cáncer y de otras afecciones asociadas con el VPH es de 8000 millones de dólares al año en los Estados Unidos”.

Aunque pruebas abrumadoras revelan que la vacuna contra el VPH es segura, muchos factores se interponen entre los niños y estas vacunas que previenen el cáncer y que posiblemente salvan la vida, por ejemplo el que el proveedor de atención médica no recomiende la vacuna, percepciones de los padres de que la vacuna no es necesaria, o la falta de conocimiento de los padres sobre la vacuna y las enfermedades provocadas por el VPH, por mencionar solo algunos ejemplos.

“Existe una cantidad enorme de información contradictoria y confusa sobre las vacunas”, comenta la Dra. Sophia Yen, especialista en medicina del adolescente de Stanford Children’s Health y profesora asistente de pediatría de la Escuela de Medicina de Stanford. “Estamos aquí para ayudar a los padres a recibir la información que necesitan para tomar una decisión bien informada con base empírica para su hijo”, comenta Yen.

También es importante saber cuándo es el mejor momento para poner la serie de vacunas. “La vacuna contra el VPH provoca una respuesta inmunológica más fuerte en niños más pequeños”, comenta Yen, “así que es mejor poner la serie de vacunas a la edad recomendada de 11 o 12 años”, aunque es probable que no estén expuestos al VPH, un virus transmitido sexualmente, sino hasta más tarde en su vida. “El objetivo es poner la serie de vacunas en un momento en el que es probable que fije la mejor protección contra la enfermedad, para que los niños estén protegidos de forma óptima”.

Pregunte a su doctor sobre el estado de la vacuna contra el VPH de su preadolescente o adolescente.   Si se encuentra en Silicon Valley y no tiene un médico de cabecera para su adolescente, contacte a nuestra Clínica del adolescente y del adulto joven en Mountain View o encuentre a uno de nuestros pediatras de Stanford Children’s Health dentro de su zona.

Authors